Pensar – Escribir I

 

Hay quienes escriben bien, pero no piensan.Otros piensan pero no escriben bien. Felices quienes logran las dos cosas. De los otros, ni hablar.

Del asombro griego surgió la filosofía. De la duda francesa se construyó la epistemología.

escépticismo desesperación nihilismo cinismo

Triste destino de los pensamientos en silencio que no quedan plasmados en la materialidad de un cuerpo y que ni siquiera son pronunciados.  Son como los amores ocultos.

El gran criminal del siglo

“El cabeza de familia … Nos hemos acostumbrado tanto a admirar o a cortésmente ridiculizar el amable desvelo y la concienzuda concetración del cabeza de familia sobre el bienestar de los suyos, esa su solemne determinacion a hacer la vida fácil a su esposa e hijos, que apenas si reparamos en cómo el devoto paterfamilias, al que nada preocupa más que su seguridad, se transformó bajo la presión de las caóticas condiciones económicas de nuestro tiempo en un aventurero involuntario que, a despecho de toda su diligencia y cuidado, nunca podía estar seguro de lo que la vida traería consigo… Se vio entonces que con claridad que por mor de su pensión, de su seguro de vida o de la seguridad de su esposa e hijos, un hombre ahí estaba listo a sacrificar sus creencias, su honor y su dignidad humana”

Hannah Arendt sobre la Alemania Nazi

Las historias humanas

Es absurdo pensar las historias y acontecimientos humanos en términos de triunfo y éxito. El simple hecho de que ocurran ya nos da motivos para escribir, independientemente de si son felices o tristes. La Iliada es un clásico por su misma tragedia. Heróes derrotados. Edipo y su culpa inocente.  Las acciones humanas hechas para ser inmortalizadas por las historias. Las historias humanas: la materia prima de los escritores.  Los seres humanos existimos para que sus proezas queden guardadas en historias, poemas, monumentos, canciones…

Tres formas distintas de ocupar las calles

Cuando las bicicletas son las preferidas: Holanda
Las motos son la opción preferente en Italia
Los coches son los reyes de la calle en México

Sin lugar a dudas, me decanto por la primera opción. En países con buen clima y superficies planas no debería haber pretexo para usar y fomentar la bici. Hay países como Holanda, o incluso, como Suecia, en donde, con todo y climas hostiles y con superficies inclinadas (pienso en Uppsala), la bici es una excelente alternativa.  Reflexionemos más sobre los efectos benignos a nivel individual y social:mejor salud,  menos tráfico de coches y menos contaminación ambiental: aire más puro y menos ruido de motores, de claxons.

Si vives o estás de paseo en la Ciudad de México, baja el manual del ciclista urbano aquí

La filosofía y el poder

[…] Es verdad que la filosofía es inseparable de una cierta cólera contra su época, pero también que nos garantiza serenidad. Ello no obstante, la filosofía no es un Poder. Las religiones, los Estados, el capitalismo, la ciencia, el derecho, la opinión o la televisión son poderes, pero no la filosofía. La filosofía puede implicar grandes batallas interiores (idealismo– realismo, etc.), pero son batallas irrisorias. Al no ser un Poder, la filosofía no puede librar batallas contra los poderes, pero mantiene, sin embargo, una guerra sin batalla, una guerra de guerrillas contra ellos. Por eso no puede hablar con los poderes, no tiene nada que decirles, nada que comunicar: únicamente mantiene conversaciones o negociaciones. Y, como los poderes no se conforman con ser exteriores, sino que se introducen en cada uno de nosotros, gracias a la filosofía todos nos encontramos constantemente en conversaciones o negociaciones y en guerra de guerrillas con nosotros mismos”. Gilles Deleuze

Sentido común y sentido de justicia

Me acabo de enterar que el sr. Antonio Guzmán falleció el 3 de octubre por un infarto al corazón. Era el “padre de los hermanos Carlos y José Luis Guzmán Zúñiga, secuestrados por el Ejército mexicano en Ciudad Juárez, Chihuahua, en noviembre del 2008. Hasta la fecha no han aparecido. (la nota aquí). Lo conocimos cuando estuvimos en Ciudad Juárez en diciembre de 2009. Recuerdo perferctamente al sr. Guzmán. En un Vip´s nos contaba cómo habían llegado a su casa los militares. Una noche llegaron y buscaron en toda la casa.  Luego se llevaron a los dos muchachos. No tenían orden de cateo ni de detención. Esa fue la última vez que el sr. Guzmán vio a sus hijos y el comienzo de un camino desolado de incertidumbre. Con mirada pesarosa afirmaba “¿Qué puede decir uno de sus hijos?, que son buenos, pero pues si algo hicieron, entonces que los juzguen, los lleven a la cárcel, pero que no los desaparezcan”. Es espantoso que estas frases siendo tan de sentido común, no se apliquen y no se entiendan. Se trata de respeto a los derechos humanos, de estado de derecho y de justicia.

Ya son alrededor de 4 años desde que Felipe Calderón impulsó e inició una “guerra contra el narcotráfico”. Van más de 50.000 muertos, 230.000 desplazados, 10.000 desaparecidos y 1.300 jóvenes y niños asesinados. La llegada del Ejército en las calles de distintas zonas del país no ha contribuido en mucho. Al contrario, fomenta el atropello a los derechos humanos. En nombre de la tal guerra contra los narcos, allanan casas, roban objetos y lo peor, se llevan a personas. Si tienen suerte, regresan, sino, desaparecen. No debemos caer en las falacias de que eran criminales, de que eran narcos, etc. etc. Apelar a un Estado de derecho significa que nadie es culpable hasta demostrar lo contrario. Para eso, se inicia un juicio. Es simple. Sin embargo, al Estado como responsable directo del Ejército le parece tan complicado entender esto. Y no sólo es una cuestión de entendimiento, es una cuestión de criminalizar o de hacer caso omiso a aquellas personas que denuncias tales atropellos. En Ciudad Juárez much@s activistas han sido asesinados o han tenido que huir por haber denunciado las injusticias. Mientras sus asesinos o sus acosadores quedan impunes. En nombre de la justitica muchas  vidas son destruidas. Así se va la vida en México.

El caso del Sr. Guzmán es un triste, injusto e indgnante caso de muchos que se viven en este país. Descanse en paz.