¿Dónde estoy?

Dónde estoy, dónde estoy. ¿Dónde debo estar y no estoy? ¿Dónde recuerdo haber estado y nunca he estado? ¿Dónde debo estar? ¿Cómo estar? ¿Cómo llegar al sitio donde nunca estaré y debo estar para estar?

Reinaldo Arenas, Otra vez el mar.

Advertisements

Pensar – Escribir I

 

Hay quienes escriben bien, pero no piensan.Otros piensan pero no escriben bien. Felices quienes logran las dos cosas. De los otros, ni hablar.

Del asombro griego surgió la filosofía. De la duda francesa se construyó la epistemología.

escépticismo desesperación nihilismo cinismo

Triste destino de los pensamientos en silencio que no quedan plasmados en la materialidad de un cuerpo y que ni siquiera son pronunciados.  Son como los amores ocultos.

La filosofía y el poder

[…] Es verdad que la filosofía es inseparable de una cierta cólera contra su época, pero también que nos garantiza serenidad. Ello no obstante, la filosofía no es un Poder. Las religiones, los Estados, el capitalismo, la ciencia, el derecho, la opinión o la televisión son poderes, pero no la filosofía. La filosofía puede implicar grandes batallas interiores (idealismo– realismo, etc.), pero son batallas irrisorias. Al no ser un Poder, la filosofía no puede librar batallas contra los poderes, pero mantiene, sin embargo, una guerra sin batalla, una guerra de guerrillas contra ellos. Por eso no puede hablar con los poderes, no tiene nada que decirles, nada que comunicar: únicamente mantiene conversaciones o negociaciones. Y, como los poderes no se conforman con ser exteriores, sino que se introducen en cada uno de nosotros, gracias a la filosofía todos nos encontramos constantemente en conversaciones o negociaciones y en guerra de guerrillas con nosotros mismos”. Gilles Deleuze

Los simpson y las armas de Estados Unidos: auch!

En este capítulo de Los Simpson que trata del traslado de la planta nuclear a la India y la cuestión de la globalización comercial y empresarial, me parece exquisita la crítica que hace Groennig justo en esta escena cuando hace mención de que distintos aparatos o productos son hechos en otros países. Salvo las armas. Hubiera estado excelente que la escopeta de Moe no fallara, porque es lo que no fallan las armas gringas. Y hoy, con Libia podemos ver una vez más que lo hecho en USA sí funciona y tiene resultados horrendos.

Me hubiera gustado encontrar esta escena menos cortada, pero bueno. Espero capten y se deleiten con la ironia características de los autores.