El gran criminal del siglo

“El cabeza de familia … Nos hemos acostumbrado tanto a admirar o a cortésmente ridiculizar el amable desvelo y la concienzuda concetración del cabeza de familia sobre el bienestar de los suyos, esa su solemne determinacion a hacer la vida fácil a su esposa e hijos, que apenas si reparamos en cómo el devoto paterfamilias, al que nada preocupa más que su seguridad, se transformó bajo la presión de las caóticas condiciones económicas de nuestro tiempo en un aventurero involuntario que, a despecho de toda su diligencia y cuidado, nunca podía estar seguro de lo que la vida traería consigo… Se vio entonces que con claridad que por mor de su pensión, de su seguro de vida o de la seguridad de su esposa e hijos, un hombre ahí estaba listo a sacrificar sus creencias, su honor y su dignidad humana”

Hannah Arendt sobre la Alemania Nazi

Sentido común y sentido de justicia

Me acabo de enterar que el sr. Antonio Guzmán falleció el 3 de octubre por un infarto al corazón. Era el “padre de los hermanos Carlos y José Luis Guzmán Zúñiga, secuestrados por el Ejército mexicano en Ciudad Juárez, Chihuahua, en noviembre del 2008. Hasta la fecha no han aparecido. (la nota aquí). Lo conocimos cuando estuvimos en Ciudad Juárez en diciembre de 2009. Recuerdo perferctamente al sr. Guzmán. En un Vip´s nos contaba cómo habían llegado a su casa los militares. Una noche llegaron y buscaron en toda la casa.  Luego se llevaron a los dos muchachos. No tenían orden de cateo ni de detención. Esa fue la última vez que el sr. Guzmán vio a sus hijos y el comienzo de un camino desolado de incertidumbre. Con mirada pesarosa afirmaba “¿Qué puede decir uno de sus hijos?, que son buenos, pero pues si algo hicieron, entonces que los juzguen, los lleven a la cárcel, pero que no los desaparezcan”. Es espantoso que estas frases siendo tan de sentido común, no se apliquen y no se entiendan. Se trata de respeto a los derechos humanos, de estado de derecho y de justicia.

Ya son alrededor de 4 años desde que Felipe Calderón impulsó e inició una “guerra contra el narcotráfico”. Van más de 50.000 muertos, 230.000 desplazados, 10.000 desaparecidos y 1.300 jóvenes y niños asesinados. La llegada del Ejército en las calles de distintas zonas del país no ha contribuido en mucho. Al contrario, fomenta el atropello a los derechos humanos. En nombre de la tal guerra contra los narcos, allanan casas, roban objetos y lo peor, se llevan a personas. Si tienen suerte, regresan, sino, desaparecen. No debemos caer en las falacias de que eran criminales, de que eran narcos, etc. etc. Apelar a un Estado de derecho significa que nadie es culpable hasta demostrar lo contrario. Para eso, se inicia un juicio. Es simple. Sin embargo, al Estado como responsable directo del Ejército le parece tan complicado entender esto. Y no sólo es una cuestión de entendimiento, es una cuestión de criminalizar o de hacer caso omiso a aquellas personas que denuncias tales atropellos. En Ciudad Juárez much@s activistas han sido asesinados o han tenido que huir por haber denunciado las injusticias. Mientras sus asesinos o sus acosadores quedan impunes. En nombre de la justitica muchas  vidas son destruidas. Así se va la vida en México.

El caso del Sr. Guzmán es un triste, injusto e indgnante caso de muchos que se viven en este país. Descanse en paz.

Los simpson y las armas de Estados Unidos: auch!

En este capítulo de Los Simpson que trata del traslado de la planta nuclear a la India y la cuestión de la globalización comercial y empresarial, me parece exquisita la crítica que hace Groennig justo en esta escena cuando hace mención de que distintos aparatos o productos son hechos en otros países. Salvo las armas. Hubiera estado excelente que la escopeta de Moe no fallara, porque es lo que no fallan las armas gringas. Y hoy, con Libia podemos ver una vez más que lo hecho en USA sí funciona y tiene resultados horrendos.

Me hubiera gustado encontrar esta escena menos cortada, pero bueno. Espero capten y se deleiten con la ironia características de los autores.